Destacamos, Exóticos

Este San Valentín… díselo con queso

No todos somos iguales, por lo que cada uno entendemos una cita romántica de una manera u otra. Queremos proponeros una velada bajo la luz de las velas, en la que sólo estéis vosotros y vuestra pareja, una botella de vino y… ¡una tabla de quesos! También puede haber música de fondo para acompañar vuestra conversación.

Recetas de quesoPara que preparéis la tabla os vamos a dejar algunas recetas de queso. Este año San Valentín cae entre semana, así que no pasa nada si dejáis la sorpresa para el viernes o el sábado.

Coged una tabla de madera o una de pizarra, la que os guste más, y acompañad también el queso con mermeladas. Nuestro consejo es que sean mermeladas diferentes, por ejemplo una mermelada de jalapeños queda muy bien con el queso curado, pero podéis probar con mermeladas más normales. Junto al queso, no olvidéis poner tostas de pan de diferente forma e ingredientes. Asimismo, unas nueces también le darán colorido al asunto.

Queso azul
El primer queso que os proponemos que elaboréis para ponerlo sobre la tabla es el queso azul. Vais a necesitar moho del tipo Penicilium para que le de esa textura y, sobre todo, ese sabor fuerte tan característico. Habrá que hacer primero la acidificación y después el cuajado. Este queso es costoso de hacer, así que armaros de paciencia porque el resultado final os merecerá la pena.

Queso de cabra fresco
En contraposición al sabor intenso del queso azul, el queso de cabra fresco es mucho más suave, eso sí, al estar hecho de queso de cabra también tiene marcada su personalidad. Nosotros lo hemos elaborado a través de leche de cabra envasada en brik. También hemos necesitado cloruro de calcio, cultivos lácticos mesófilos, cuajo de ternera y, por supuesto, sal. Una vez hecho o bien podremos comérnoslo inmediatamente o guardarlo durante una o dos semanas en la nevera de casa.

Queso maduro
Para los amantes del buen queso, este suele ser uno de sus favoritos. Tiene un bajo contenido en agua lo que le hace tener un proceso de madurado largo sin aparición de mohos. El proceso se extiende en el tiempo y hay que estar vigilándolo para asegurarse que va a llegar a buen puerto. Para alcanzar el grado óptimo de sus cualidades, los quesos duros han de madurar durante varias semanas. Para lograrlo, se mantendrán en un lugar fresco (alrededor de 15º) y con un alto grado de humedad. Habrá que evitar que salgan en la superficie mohos de colores por eso habrá que eliminarnos en cuanto aparezcan. Al principio habrá que voltearlo cada dos días, a partir de la tercera semana, con voltearlo una o dos veces por semana será suficiente.

Queso manchengo
El queso manchengo es otro queso que no puede faltar en la tabla de un amante de este alimento porque es irresitible. Su sabor es diferente al igual que su versatilidad que se deriva de su proceso de maduración. Lo haremos a partir de leche de oveja en brick. Al igual que el anterior necesita tiempo de maduración. Se puede comer a partir de las dos semanas.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Encuentra todo lo que necesitas para cocinar

www.cocinista.es

Visítanos en www.cocinista.es

Introduce tu dirección de email para seguir éste blog y recibir notificaciones por email.

Únete a otros 287 seguidores

Sigue al cocinista

A %d blogueros les gusta esto: