Exóticos

Lichi, rambután y ojo de dragón, tres frutas asiáticas

De Oriente nos llegan frutas y productos que sorprenden a nuestros paladares. Algunos, por suerte, llegaron hace siglos para convertirse en base de nuestra alimentación. Otros han aterrizado más recientemente y aún están luchando por hacerse un pequeño hueco en nuestras despensas. En este post os hablamos de tres frutas exóticas, que poco a poco se han colado en nuestros platos.

Lichi

LichiComencemos con la más conocida. Seguramente la habréis probado en alguna visita a un restaurante chino y en más de una ocasión estaría en almíbar. Hay que decir que en China, una forma de comer el lichi es en crudo (de noviembre a febrero, una vez han madurado). Este fruto viene de un árbol de origen chino, que hoy en día se cultiva en diferentes países de clima tropical. Está cubierto de una piel dura, que no hace pensar que dentro hay una pulpa tan jugosa. ¡Cuidado al comerla! En el centro cuenta con un hueso duro. Una vez lo tengáis en la boca os recordará a otros sabores como la rosa. Es un ingrediente que encaja en las macedonias de frutas.

Ojo de dragón

Ojo dragónOtro fruto, con menos fama en nuestras latitudes, es el ojo de dragón. Se parece al lichi en forma y en origen, pero disfruta de un sabor ligeramente distinto. Su nombre se debe a que se parece al ojo de dicho animal mitológico. Es pequeño, con una gran potencia de sabor dulce, pero su aroma no es tan parecido a las rosas como el lichi. Se consume crudo y en almíbar e incluso se usa en sopas.

Rambután

ingrediente_rambutaningrediente_rambutanQuizá sea el menos popular, pero el rambután también pertenece a la familia del lichi. Proviene de Asia, del sudeste asiático, más concretamente de Malasya. Su aspecto es feo, ya que está recubierto de pelos. De hecho se le conoce con el nombre de “lichi peludo” por esta característica. Es pequeño y para descubrir su sabor hay que pelarlo con esmero. Su pulpa es traslúcida y es muy jugosa. En este caso su sabor no recuerda a ninguna flor, sino más bien a las uvas, con un toque de acidez muy interesante. Contiene fibra, vitamina C y un gran aporte calórico. Se puede comer crudo, en ensalada o acompañando a algún dulce.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Encuentra todo lo que necesitas para cocinar

www.cocinista.es

Visítanos en www.cocinista.es

Introduce tu dirección de email para seguir éste blog y recibir notificaciones por email.

Únete a otros 272 seguidores

Sigue al cocinista

A %d blogueros les gusta esto: